El mediocampista Iván Marcone, con tres fechas, y el volante Ramiro Carrera y el delantero Federico Rasic, con una jornada cada uno, fueron las sanciones que le dio anoche el Tribunal de Disciplina a los jugadores de Arsenal, después del escándalo que protagonizaron con el árbitro Andrés Merlos en el partido ante Lanús.
Además, el entrenador de Arsenal, Martín Palermo, fue sancionado con dos fechas, o el pago de 46 entradas generales, y su ayudante Roberto Abondanzieri tendrá que purgar tres jornadas, o abonar 69 tickets.
En tanto, el kinesiólogo del viaducto Juan Villafañe deberá cumplir una fecha, o el pago de 21 entradas, y Gastón Mendoza fue sancionado con cinco jornadas.
El escándalo se produjo por los nueve minutos que adicionó Merlos en el partido con Lanús en donde justo en ese tiempo agregado el granate marcó los dos goles que le significó la victoria por 3 a 2.
Los jugadores de Arsenal y cuerpo técnico invadieron el campo y fueron en búsqueda del árbitro, que tuvo que ser sacado por una custodia especial.

"No somos protestones"

El director técnico de Lanús, Guillermo Barros Schelotto, habló ayer por primera vez tras el escándalo del partido con Arsenal de Sarandí, ocurrido hace una semana, aseguró que no son "protestones" y afirmó que "no sabe" si estuvo mal el árbitro Andrés Merlos.
"No sé si estuvo mal Merlos en adicionar un minuto más. No tengo un cronómetro. Pero ya está. Ya pasó. Nos somos protestones. Las quejas quedan en la cancha. Pero otros tratan de seguirla...", lanzó Barros Schelotto, sin especificar el destinatario.
Después se dedicó a hablar de fútbol, porque más allá del 0-3 contra Tigre, la derrota de River lo volvió a meter en la pelea y el próximo lunes tendrá un duelo clave frente a Independiente como visitante.
"Ahora, por mi experiencia como jugador, creo que en esta recta final va a ganar el que arriesgue y no el que especula. Hay que tener cuidado con Independiente: por algo tiene los puntos que tiene. Va para adelante, intenta llegar con mucha gente", analizó Barros Schelotto sobre el rojo.
El granate sabe qué tiene que hacer para intentar quedarse con el título y por eso el entrenador quiere trasladar eso a los jugadores. "Llegamos a una instancia donde no queda otra que ganar. A los equipos que están peleando arriba se les va a hacer cada vez más difícil jugar", afirmó.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial



Comentá esta noticia