Con las pulsaciones a mil, los futbolistas muchas veces no reaccionan del modo esperado. En este caso, no debe haber nada peor que querer protestarle a un rival y terminar dándole un beso en la boca. Edinson Cavani tuvo un cruce conAndré-Pierre Gignac, en el último clásico francés entre PSG y Olympique de Marsella, y cuando buscó prepotear al delantero del conjunto del "Loco" Bielsa accidentalmente le dio un beso en la boca, diferenciándose de su compatriota Luis Suárez, quien sufrió muchos dolores de cabeza por morder a un rival.

¿Qué te pareció esta noticia?



Comentá esta noticia