En la primera curva de Spa-Francorchamps, Max Verstappen, Kimi Raikkonen y Sebastian Vettel quisieron doblar a la par y todo terminó en un choque que retrasó a los tres perseguidores del líder Nico Rosberg. Luego, Magnussen destruyó su Renault contra el muro y obligó la neutralización de la carrera.
Ese era solo el comienzo de una accidentado primer tramo de la decimotercera fecha de la temporada. En los giros posteriores hubo roces, salidas de pistas y trompos por todos lados, con cinco abandonos y una bandera roja que neutralizó las acciones durante algunos minutos.
El primero en abandonar fue el español Carlos Sainz de Toro Rosso, que reventó un neumático, hizo un trompo y terminó con el alerón destrozado.
Luego sería el turno de Wehrlein y Button, que se tocaron en una frenada y terminaron con sus monoplazas fuera de competencia. Misma suerte correría Ericsson pocos giros después.
El accidente más grave sería el de Kevin Magnussen, que estrelló su Renault a gran velocidad contra uno de los muros de contención y la carrera debió ser detenido para reparar el sector. El piloto no sufrió lesiones de consideración.
Fuente: Infobae

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial



Comentá esta noticia