A menos de dos semanas del acuerdo anunciado con bombos y platillos en la AFA, parece que se borraría con el codo lo que se firmó con la mano.
Es que después de muchas reuniones, el comité ejecutivo había resuelto el pasado 18 aceptar la candidatura a presidente del conductor televisivo Marcelo Tinelli.
Las elecciones, previstas para octubre, se harían el 1 de marzo de 2016. Y, además, Tinelli había sido designado como vicepresidente tercero.
Pero mientras el titular de la entidad Luis Segura afirmara ayer que "no se incumplió en nada del acuerdo", el conductor televisivo volvió a movilizar ayer mismo a su tropa hacia el porteño hotel Panamericano, convertido en el búnker T.
Cabe recordar que entre los puntos alcanzados en el "acuerdo de Viamonte", Marcelo Tinelli, entre otros, quedaba habilitado a postularse como candidato a conducir esa entidad en las elecciones que se postergaron para marzo.
Pero el nuevo cortocircuito estalló el viernes y fue la designación de Alfredo Derito como nuevo titular del Consejo Federal de AFA en vez de la restitución de Roberto Fernández, como según fuentes tinellistas habrían pactado.
En un cambio de timón y confiado por algunas encuestas, el núcleo de Tinelli buscaba hasta anoche mantener las elecciones de la AFA para octubre y no posponerlas a marzo como se había definido el 18.
De esta manera y a un día del nuevo cónclave del comite ejecutivo que se hará hoy, el tinellismo decidió dar por concluido el pacto y hasta se llegó a especular con pedir la renuncia de Segura, algo que probablemente el actual presidente no haría.

Una rápida reacción
Ya recuperado de la operación de hace dos semana, que le "impidió" estar en la reunión definitoria de AFA, Luis Segura rompió el silencio y desmintió versiones en un programa radial. "Para nada, no me pidieron la renuncia. Hasta el momento no. Quiero ser concreto, están pasando cosas que no son agradables", dijo.
"Que las redes sociales repitan algo hasta me suena como poco creíble y poco serio", disparó con pocas pulgas.
Pero enseguida lanzó una chicanera frase que tuvo como destinatario al conductor televisivo: "¿Cómo un vicepresidente de un club le va a pedir la renuncia al presidente de AFA? Es una cosa insólita. No me entra en la cabeza que me pueda pedir la renuncia".
Y luego concluyó: "Yo no soy el dueño del fútbol, tengo que hacer lo que puedo en beneficio de resolver los problemas del fútbol, nada más que eso".

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial



Comentá esta noticia