Para los más desprevenidos futboleros que se encuentran por fuera de los límites de nuestra provincia, Gimnasia y Tiro es todo en Salta si de fútbol se trata. Y en parte tienen razón. Porque si bien la popularidad de Juventud y Central Norte está por encima puertas para adentro, Gimnasia también se impone por su historia y por su institución. Su historia, la que comenzó un día como hoy pero de 1902.
"Tengo un cariño muy grande por Gimnasia. En este aniversario pido como deseo que puedan llevar al club al lugar que se merece" (Ricardo Rezza, ex-DT que llevó a Gimnasia a Primera).
Cuenta esa misma historia que el albo nació con el nombre de Atlético Salteño, de la mano de Don José Eustaquio Alderete, el primer presidente y quien junto a un centenar de amigos realizaron las primeras reuniones en un bar de España y Zuviría. Un año después de su fundación, el Dr. Manuel Anzoátegui donó el predio que actualmente ocupa el club en Vicente López y Entre Ríos. El club creció rápidamente, ofreció múltiples disciplinas, entre las que se destacó el tiro de manera sostenida.
"Deseo que Gimnasia recupere su esplendor. Cobijar a los chicos para que se formen con valores del deporte, trabajamos para eso" (Marcelo Mentesana, presidente de Gimnasia).
Fue tanto el furor de esta actividad que en 1904 la comisión directiva decidió cambiar el nombre por el de Gimnasia y Tiro, tal cual se lo conoce hoy en Salta, en el país y el mundo. El fútbol creció casi al mismo ritmo que el tiro y en la década del 40 apareció el rugby. Gimnasia es el socio fundador de la Unión Salteña y el único equipo de Salta campeón del Regional en 1999.
"Aprendí a amar a la institución. El club se resume en la familia, los amigos y mi agradecimiento va hacia los fundadores" (Carlos León Arias, dirigente del Rugby).
Hoy, 112 años después, es el club con mayor cantidad de disciplinas (pelota paleta, básquet, natación, tenis, béisbol, vóley y atletismo, entre otros) y socios (en la actualidad, 4.500). Gimnasia es un club ejemplar en el norte argentino, más allá de su triste presente futbolístico. Posee, además, dos predios más (en Limache y Almudena), le dio al fútbol salteño dos ascensos a Primera División (1993 y 1997). Por esto, y por muchas otras cosas que ocuparían más líneas y páginas, Gimnasia y Tiro es un orgullo para los salteños.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial



Comentá esta noticia