A Gimnasia no lo achicaron el marco, el clima hostil ni el aparataje de Talleres, que llegaba puntero, confiado, agrandado. Por el contrario, hizo su juego, lo plasmó con convicción y hasta terminó por saberle a poco el empate sin goles con la T en un Kempes colmado con más de 30 mil personas. Estuvo muy cerca de ganarlo y de meter un batacazo en dominios cordobeses, y quizás con un "punch" de decisión en los minutos finales se hubiese llevado los tres puntos.
Lo cierto es que el equipo de José María Bianco hizo un partido casi redondo en la Docta que decantó en un empate que lo mantiene aún expectante entre el "lío" de aspirantes al ascenso directo. Sin embargo, los medios fallidos para llevarse algo más se ponderan más que el mismo resultado, por la actitud y la mentalidad ganadora de un Gimnasia práctico.
En un primer tiempo chato en el que no abundaron las acciones de peligro, en especial en la primera media hora de juego, en la que los arqueros Ischuk y Sand pasaron a ser meros espectadores, el gran mérito de Gimnasia fue cortarle los circuitos y reducirle al mínimo los poderes a Talleres. Pese a la súbita baja de Federico Rodríguez, Vega fue un gladiador como zaguero central y Ocaño otro león para dejar "chiquito" al grandote Strahmann, aquel a quien padeció Juventud en ese mismo escenario. Por los laterales, Flores y Caputo controlaron las rápidas y furiosas amenazas que tiene la T por las bandas y el mediocampo millonario cortó todos los circuitos de generación del local. En ese afán, Ezequiel Saavedra fue una fiera y Pablo Motta también se sacó el frac para quitarle la pelota al rival y desesperarlo sistemáticamente. Y si bien el encuentro perdía en emoción, el albo comenzó a animarse y tuvo tres oportunidades para vulnerar a Ischuk antes de irse al descanso: primero, con un remate mordido de Zárate; luego, con un doble cabezazo de Vega que encontró bien parado al "uno" albiazul (41'), y en el final con un soberbio tiro libre de Motta que sacó el arquero con gran destreza (44'). Sin embargo, en la primera ocasión que la visita quedó malparada, Talleres casi convierte. Más allá de ese sobresalto, Gimnasia se daba cuenta de que podía ganarlo si aceleraba.
En el complemento, urgido por su obligación, Talleres fue una tromba en busca del triunfo, pero sus hombres con más pimienta perdían peso en los últimos metros por el impecable trabajo de las dos últimas líneas albas. Pese a que el tallarín crecía en tenencia de balón, el millonario controlaba y contenía prácticamente sin sobresaltos. El reloj corría, la multitud se impacientaba y a Talleres se le acabó la nafta en los 20 minutos finales. Allí, Gimnasia mostró, quizás, su mejor pasaje del torneo: se adueñó de la pelota, la sacó a pasear, la hizo circular, terminó más entero y arrinconando a un Talleres que terminó silbado y pidiendo la hora en el ex-Chateau. Tuvo el gol en los pies de Bielkiewicz, Motta y Villarreal en el epílogo, pero le faltó fortuna y decisión.
Gimnasia sacó un empate valioso en el Kempes que aún lo mantiene en la pelea grande. Y con una propuesta colectiva que, de mantenerla, le traerá más prosperidad que sequías.

El resultado:

TALLERES (C) 0 GIMNASIA 0

L. Ischuk (7) D. Sand (6)
I. Chaves (4) F. Flores (6)
R. López (5) F. Vega (8)
W. Olivera (6) M. Ocaño (8)
N. Benítez (5) D. Caputo (6)
S. Raymonda (5) F. Apaza (6)
R. Burgos (6) E. Saavedra (7)
JP. Francia (5) P. Motta (6)
E. Barrionuevo (6) R. Villarreal (6)
A. Araujo (4) D. Bielkiewicz (6)
E. Strahmann (4) L. Zárate (7)

DT: F. Kudelka DT: J.M. Bianco

Cambios: ST: 20' Victorio Ramis por Francia (T), 33' Pablo Ortega por Araujo (T), 36' Franco Piergiácomi por Raymonda (T), 42' Diego Núñez por Bielkiewicz (GyT) y 45' Leandro Navarro por Motta (GyT).

Jornada: 6º fecha - tetradecagonal
Arbitro: Guillermo González
Estadio: Mario Kempes

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial



Comentá esta noticia