La victoria de ayer ante Zapla tuvo matices especiales para los albos, no solo porque logró sacarse la mufa que necesitaba para convertirse en aspirante serio a la clasificación a los play-offs, sino también por el peso de los antecedentes que arrastraba desde el 2015.
Tuvieron que pasar exactamente 197 días para que Gimnasia y Tiro vuelva a gozar afuera de los límites de la provincia. La última victoria millonaria en esa condición data del 3 de octubre del año pasado, cuando se impuso con autoridad a San Martín de Tucumán en la imponente Ciudadela, bajo la tutela del Chaucha Bianco, por la décima fecha del tetradecagonal de ascenso directo del Federal A 2015.
Otro de los pilares del triunfo albo de ayer fue la lectura del DT, que se la jugó de arranque con un solo delantero (Amieva, la figura) sin necesidad de resignar el ataque: Bianco sorprendió con una variación táctica mandando a la cancha a Fabio Giménez de entrada como lateral por la izquierda y adelantando a Iván Sequeira como carrilero por el mismo sector, dejando a Pablo Motta como mediapunta y a Amieva como única referencia en el área, variación que le dio resultados, porque su único delantero estuvo inspiradísimo y el equipo no se descompensó.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial



Comentá esta noticia