El alcalde de Río de Janeiro, Eduardo Paes, deslindó responsabilidades en los problemas registrados en la Villa Olímpica con los departamentos que alojarán a los deportistas que participarán de los Juegos Olímpicos 2016 y los atribuyó al dirigente argentino Mario Cilenti, uno de los responsables del comité organizador, por las condiciones de los inmuebles.
"Hay una injusticia con Brasil, con el brasileño en general. La falla en la Villa Olímpica no fue de un brasileño", dijo, en referencia al argentino Cilenti, el intendente carioca, durante una entrevista que publica en su portada el diario Folha de Sao Paulo, el más influyente y vendido del país.
Según Paes, al equipo de Cilenti, director de la Villa Olímpica, tras las denuncias de errores en el sistema hidráulico de los departamentos, necesitó de la ayuda del jefe de operaciones del comité organizador, el brasileño Rodrigo Tostes, para resolver los problemas, denunciados por delegaciones como Argentina y Australia.
'El brasileño Rodrigo Tostes fue el que resolvió el problema. Problemas e imprevistos ocurren en todo el mundo, es un enorme talento brasileño resolver estos imprevistos. No hay viveza criolla. Hay programación y organización', dijo el alcalde, sin citar directamente al argentino.
El equipo de Cilenti, un argentino nacido en Santa Fe y criado entre Mar del Plata y Canadá, que trabaja para la organización de los Juegos Olímpicos, está bajo cuestionamiento por los problemas en los departamentos, como cañerías tapadas con herramientas y cemento e inodoros con excrementos y olores nauseabundos.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial



Comentá esta noticia