Sin las luces ni los flashes de técnicos de grandes selecciones y clubes del mundo, el argentino Jorge Sampaoli forjó una carrera desde el anonimato hasta llevar a Chile a ganar la Copa América 2015, el primer título de su historia.
Y sí, cruzó la cordillera para ser héroe de los chilenos.
Sampaoli se ha identificado profundamente con Chile, país en el que logró sus triunfos más relevantes en su vida como técnico, y ahora logró un histórico título para un país acostumbrado a las frustraciones futbolísticas.
"Mi obligación está vinculada con este país y a muerte con estos jugadores", aseguró.
En una sufrida final ante la Argentina de Lionel Messi, Sampaoli plantó a su equipo de igual a igual y soportó la presión de jugarse la historia ante 45.000 hinchas en el estadio Nacional de la capital chilena.
Fiel a su personalidad, Sampaoli vivió el partido a 1.000 por hora, con rabiosos gritos para dar órdenes a sus jugadores y duras miradas hacia los árbitros cuando estaba en desacuerdo con algún fallo.
Para los penales eligió a los hombres indicados, que convirtieron todos los penales y alcanzaron el título y un pasaje a Sudamérica en la Copa Confederaciones 2017 en Rusia.
Sampaoli tomó a este grupo de jugadores a los que llamó kamikazes para evitar que Chile se quedara sin su título antes de que la Copa América cumpla 100 años de vida en 2016.
Como DT de jugadores llenos de ilusión por ganar algo, Sampaoli reflotó el juego ofensivo de Marcelo Bielsa, que imprimió entre el 2007 y el 2010.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial



Comentá esta noticia