La Mesa Ejecutiva de la Primera B Nacional se quejó hoy porque la tesorería de la AFA no respetó el coeficiente de retención de los ingresos de derechos televisivos, que se había acordado en el plan de desendeudamiento, lo que pone en peligro la disputa de la séptima fecha el próximo fin de semana.
Es que, según se detalló en la reunión de la Mesa Ejecutiva, Chacarita, All Boys e Independiente Rivadavia de Mendoza remarcaron que no podrán abrir sus estadios para la disputa de los encuentros.
Según pudo saber la agencia NA, de los 780 mil pesos que debía ingresar a las arcas de cada uno de los 22 clubes de la Primera B Nacional, al funebrero, el albo y la lepra mendocina se les retuvo el 80 o 90 por ciento.
Fuentes administrativas de la casa madre del fútbol argentino explicaron que, además del plan de desendeudamiento con AFA, estos clubes tenían embargos para sus ingresos y por eso quedaron casi sin ingresos.
Esas tres instituciones serán locales el próximo fin de semana, pero se encargaron de dejar en claro que no tendrían el dinero para poder afrontar los gastos de "abrir" el estadio.
All Boys recibirá a Ferro, Chacarita será anfitrión de Juventud Unida de San Luis e Independiente Rivadavia hará lo propio en Mendoza contra Crucero del Norte de Misiones.
Por lo pronto, la promesa del vicepresidente tercero, Claudio "Chiqui" Tapia, y el secretario de presidencia de AFA, Damián Dupiellet, fue programar una reunión con Luis Segura para el próximo viernes, e intentar solucionar la situación.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial



Comentá esta noticia