El Atlético Madrid parte como favorito en el partido de vuelta de semifinales de la Liga de Campeones, el martes en Múnich contra el Bayern a las 15.45 por ESPN, después de que el equipo de Diego Simeone venciera al de Pep Guardiola por 1-0 en la ida. De los cuatro semifinalistas, el Atlético es el que tiene el presupuesto más bajo.
Pero paradójicamente es también el que parece estar más cerca de la final de Milán del 28 de mayo, que sería la tercera de su historia y la segunda en tres ediciones, tras perder la de 2014 frente al Real Madrid (4-1 tras prolongación). Incluso si rechazan la palabra "revancha", los hombres de Diego Simeone estarían felices de eliminar a los muniqueses, verdugos del Atlético en su primera final, en 1974 (1-1 en la prórroga, 4-0 en la repetición del partido).
En esa época, el Atleti arrastraba una reputación crónica de perseguido por la mala suerte. Ya no es el caso, toda Europa teme a estos "Colchoneros", que derrotaron esta temporada al Real Madrid (1-0) en la Liga española, al Barça en cuartos de final de Liga de Campeones (1- 2, 2-0) y al Bayern la semana pasada. "En los últimos años el Atlético se ha igualado y puesto al mismo nivel que el Barça y el Madrid, y ese ha sido el mayor título que han conseguido", resumía antes del partido de ida el entrenador del club bávaro, Pep Guardiola.
La vuelta se anuncia dura para el Bayern: en el Allianz- Arena, se trata de marcar al menos un gol a la mejor defensa de la liga española (16 goles encajados en 36 jornadas) para buscar la prolongación, o bien ganar por dos goles diferencia. El Atlético solo ha sufrido ocho derrotas entre todas las competiciones esta temporada y ninguna por más de un gol de diferencia. Y los guerreros de Simeone llevan seis partidos consecutivos sin conceder un gol, gracias a una disciplina y una solidaridad impresionantes.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial



Comentá esta noticia