Barcelona, de España, con el crack rosarino Lionel Messi de titular, selló su pase a las semifinales de la Liga de Campeones de Europa de fútbol al vencer ayer al París Saint Germain, de Francia, por 2-0, en el Camp Nou, para redondear un global de 5 a 1, luego de la victoria por 3-1 lograda la semana pasada en el estadio Parque de los Príncipes.
Los goles del equipo catalán, que también tuvo desde el inicio al santafesino Javier Mascherano, los convirtió el brasileño Neymar, a los 14 y 34 minutos de la etapa inicial.
Embed

Barcelona, con este resultado, cosechó su octava victoria consecutiva en el torneo, donde cayó por última vez justamente ante PSG (el 30 de septiembre de 2014), que tuvo de titular al cordobés Javier Pastore y luego contó con el ingreso del santafesino Ezequiel Lavezzi a los 34' del segundo tiempo.
Embed

El conjunto que dirige Luis Enrique volvió a las semifinales de la Liga de Campeones tras un año, cuando lo eliminó Atlético de Madrid dirigido por el argentino Diego Simeone, que posteriormente perdió la final frente a Real Madrid por 4-1, en el estadio da Luz de Lisboa, en Portugal.
Barcelona ganó por última vez este certamen en la temporada 2010-2011, edición en la que venció en la final a Manchester United, de Inglaterra, por 3-1, en el estadio Wembley, en Londres.

Embed


Aplastante pase
El Bayern Münich se clasificó para las semifinales de la Liga de Campeones al golear al Porto por 6-1, remontando el 3-1 a favor de los
portugueses en la ida, en el Allianz Arena de la ciudad bávara.
En una primera parte para el recuerdo, el Bayern resolvió la eliminatoria con los tantos del español Thiago Alcántara (14), Jerome Boateng (22), dos del polaco Robert Lewandowski (27 y 40) y Thomas Müller (36), mientras que el colombiano Jackson Martínez logró el gol del honor para los portugueses (73) y Xabi Alonso cerró la goleada con un tiro libre (88).
El Porto, que no había perdido ningún partido esta temporada en Liga de Campeones, se vio desbordado por un Bayern volcado a la ofensiva.
En cambio, el equipo germano, que parecía estar en crisis tras el resultado de la ida, la plaga de lesiones que le afecta y el conflicto de Pep Guardiola con el médico del club, que dimitió al día siguiente de la derrota en Portugal por desavenencias con el técnico catalán, llegaba al descanso con un resultado de 5-0, la eliminatoria resuelta y la autoestima por los aires.
La segunda parte fue un mero trámite, en el que los germanos se dedicaron a gestionar el tiempo, dejando la posesión del balón a los portugueses, quienes no pudieron torcer la historia.
.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial



Comentá esta noticia