Federico Rodríguez es un símbolo en Gimnasia y Tiro y sus hinchas lo erigieron como ídolo, por su entrega durante tantos años, por su compromiso con la camiseta celeste y blanca y porque siempre deja hasta la última gota de sudor, entero o lesionado.
Una postal durante la derrota del albo ante Defensores de Belgrano de Villa Ramallo en el Gigante del Norte fue ver al Bocha renguear en una salida desde el fondo ante el manto de aplausos y la ovación de los hinchas millonarios. Esa enjundia a la hora de jugar, a veces le pasa factura al zaguero salteño, que terminó el encuentro ante el granate con una fuerte sobrecarga en el bícep femoral de su pierna izquierda, por lo que encendió una alarma de cara al trascendental partido del domingo contra Talleres de Córdoba.
El Bocha será evaluado en la semana, mientras que en el regreso a los entrenamientos fue cuidado entre algodones. A la estructura del albo lo complicaría una nueva baja para un partido crucial ante el líder del tetradecagonal, candidato y rival a vencer en su propia casa, más teniendo en cuenta las ausencias de Elías Bazzi (expulsado ante Defensores) y Daniel Ramasco (llegó a las cinco tarjetas amarillas). Para compensar ese panorama, Pablo Motta retornará tras purgar su pena.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial



Comentá esta noticia