Gimnasia y Tiro se jugará, nada menos que ante su clásico rival, su última carta si es que pretende mantener encendida su luz de esperanza en la lucha por el primer ascenso a la B Nacional.
Una hipotética derrota o un empate lo dejará relegado y con la obligación de encarar el otro objetivo, perseguir la también deseada segunda plaza, pero por un camino más largo.
El DT José María Bianco ve el vaso medio lleno y tiene toda la fe y apuesta todas las fichas en su plantel, tal como lo manifestó en diálogo con Alentandooo, pese al pálido empate de la fecha pasada con Unión Sunchales en condición de local, que le hizo resignar terreno.
Para esta ocasión, Federico Rodríguez, quien se desgarró hace más de dos semanas, en la derrota en el Gigante con Defensores de Belgrano de Villa Ramallo, y estuvo un tiempo entre algodones en el afán que pueda arribar en condiciones al clásico, entrenó por normalidad esta semana y es una fija su regreso para el choque del domingo en el Martearena con el conjunto de Alberto Pascutti. La vuelta del Bocha llegará para compensar la baja de Facundo Vega, quien llegó a las cinco amarillas y será una sensible baja para el albo, por sus características.
El Bocha intentará compensar con su fuerza y contagio lo que venía ofreciendo el blondo defensor. Por su parte, es casi un hecho que Franco Flores seguirá ocupando el lateral derecho de la zona defensiva y es muy probable que Rubén Villarreal vuelva para relevar a Álvaro Aguirre por el mismo andarivel, en la zona de volantes.
Aún sin confirmación ni indicios, el once del Chaucha Bianco para el clásico sería el siguiente: Darío Sand; Flores, Mauricio Ocaño, Federico Rodríguez y Denis Caputo; Fausto Apaza, Ezequiel Saavedra, Pablo Motta y Villarreal; Diego Bielkiewicz y Leandro Zárate.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial



Comentá esta noticia