Mesurado. Tranquilo. El Chango Cravero no se la cree. Sabe que una golondrina no hace verano. Que el rival no era la mejor medida. Pero con algo se arranca. Una goleada infla el ánimo y la confianza. Central Norte le ganó 3 a 0 a Río Grande de la Mendieta con una producción más que buena. Pero Cravero lo toma con pinzas. Despacio. No exagera.
"La verdad es que jugamos un partido inteligente, en una cancha difícil, no se podía jugar mucho pero aprovechamos las ocasiones claras que tuvimos. Hicimos lo que teníamos que hacer. Y en el segundo, nos dedicamos a cuidar el resultado", analizó Cravero en diálogo con El Tribuno.
Así, sin alardes, el DT de Central Norte se volvió de Jujuy con mucha tranquilidad. Satisfecho. "Conforme porque era una cancha difícil, ellos no pasan un buen momento y había que estar atentos; a veces te hacen un gol y se complica todo. Pero lo trabajamos bien al partido, estuvimos bien parados", destacó Cravero.
El Chango admitió que Río Grande no fue un rival como para medir las aspiraciones. Pero insistió en la importancia de ganar en canchas que son sumamente duras para jugar, y para trasladar el balón sobre todo.
Tampoco aceptó que esta goleada haya sido producto de la mejor versión del equipo desde que tomó la conducción. Y recordó: "Contra (Talleres) Perico también hicimos un buen partido, lo que pasa es que a veces se puede jugar y a veces no".
Lo que sí admitió Cravero es que sus dirigidos están entendiendo el mensaje. "Se están acostumbrando a ganar, eso es importante; tener el mismo equipo en cancha domingo a domingo también, el grupo esté metido en lo que queremos, están creyendo en nuestra idea. Hay jugadores que entran y lo hacen bien, otros que se están recuperando y así creo que despacito vamos a encontrar el equipo. Todos son importantes", remarcó al final. Y esa es su meta. Lograr que todos se sientan importante en esta levantada.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial



Comentá esta noticia