El Chipi Figallo era un espectador de lujo del Mundial que se desarrolla en Inglaterra, país donde el salteño juega desde el 2014. Pero tras el desgarro de Nahuel Tetaz Chaparro, el exjugador del Jockey Club dejará su cómodo lugar en las tribunas para estar donde más le gusta: en la cancha. Figallo fue convocado para reemplazar al jugador lesionado y hoy se instalará en Cardiff, donde Los Pumas se preparan para enfrentar el próximo domingo a Irlanda, en uno de los enfrentamientos de cuartos de final.
El seleccionado argentino realizó ayer, en Cardiff, su segundo entrenamiento semanal, que cerró con el desafortunado desgarro del jugador platense Tetaz Chaparro, que se había reintegrado a los entrenamientos tras superar una lesión. El destino le volvió a jugar otra mala pasada, ya que el desgarro lo dejó definitivamente fuera del Mundial.
"El jugador Nahuel Tetaz Chaparro se resintió de un desgarro en el bíceps femoral de la pierna derecha, durante el entrenamiento de hoy, y no podrá continuar su participación en la Rugby World Cup 2015. En su lugar el staff de entrenadores convocó a Juan Figallo, quien había estado en la preselección del plantel mundialista y quedó al margen por una lesión en la rodilla", señaló el comunicado oficial de la UAR.
El Chipi Figallo, de 27 años, jugador del Saracens inglés, estuvo cinco años en el Montpellier francés y participó activamente en el Mundial de Nueva Zelanda en 2011, en el que jugó los cinco partidos de Los Pumas, marcando un try.
El pilar se incorporará hoy a la concentración de Los Pumas, ya que se encuentra en Londres, entrenando con su club.
Con la convocatoria se produce el regreso de Figallo al seleccionado albiceleste. Fue un jugador clave en la etapa de Santiago Phelan al frente de Los Pumas y también en los primeros pasos de Daniel Hourcade, pero una lesión cervical lo marginó del equipo por trece meses.
Una vez recuperado fue convocado para jugar el Rugby Championship de esta temporada, pero el pasado 2 de julio se lesionó el ligamento interno de la rodilla izquierda y volvió a quedar al margen. Semanas después fue operado y su recuperación se dio en dos meses, tiempo récord, ya que generalmente la rehabilitación para este tipo de lesión lleva de tres a cuatro meses.
El Chipi volverá a vestirse de puma en un partido que puede ser histórico.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial



Comentá esta noticia