Gimnasia y Tiro deberá jugarse a todo o nada en el clásico ante Juventud Antoniana que se disputará el miércoles por la noche en el Gigante del Norte. Sin dudas, se trata del más picante de los tres clásicos de la fase regular por el carácter trascendental en función a la clasificación del albo, pero también para el santo y sus chances.
Otra vez, por disposición del Consejo Federal, el choque entre millonarios y antonianos no contará con árbitro salteño. Y fue el tucumano Luis Lobo Medina el elegido para tomar las riendas de tamaño pleito.
A partir del lunes comenzará a jugarse el otro clásico en el cual la Policía se convertirá en el "juez" de la presencia o no de los hinchas antonianos en el Gigante del Norte.
La intención de la dirigencia de Gimnasia, que mantuvo su postura de defender su patrimonio y localía y no trasladarla al Martearena para jugar con ambas parcialidades y con garantías de seguridad, es que los seguidores del santo puedan asistir a este encuentro clave para ambos y evitar así un "fiasco" en las boleterías, con una recaudación similar al del primer clásico. De todas maneras, en el albo ratifican que se priorizará lo deportivo (la comodidad del equipo del Chaucha jugando en la Vicente López) por sobre lo económico.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial



Comentá esta noticia