El Comité Olímpico Internacional apoyó ayer la decisión de la Asociación Internacional de Federaciones de Atletismo (IAAF) de excluir al atletismo ruso de los Juegos de Río de Janeiro, Brasil, de agosto próximo, por el escándalo de doping sistemático de sus deportistas.
"El COI celebra y apoya la postura consecuente de la IAAF. Es coherente con la política de tolerancia cero que desde hace mucho tiempo persigue el COI", señaló un comunicado del comité.
El principal órgano del COI mantuvo ayer una teleconferencia para discutir la decisión de la IAAF. Además de apoyar la histórica decisión adoptada el viernes por la IAAF en Viena, el COI adelantó que adoptará medidas de largo alcance para asegurar que todos los atletas que participen en los Juegos Olímpicos puedan hacerlo bajo las mismas condiciones.
Está previsto que el comité mantenga una nueva reunión el martes en Lausana, aunque se aclaró que allí se discutirá la situación de los países que fueron declarados en no conformidad por la Agencia Mundial Antidoping (AMA).

La chance final

El único recurso que le queda a la Federación Rusa de Atletismo es la Corte Arbitral del Deporte (CAS), el máximo tribunal deportivo con sede en Lausana, Suiza.
El titular de la federación, Mijail Butov, indicó que es posible que se siga ese camino, aunque señaló que los juristas de la asociación estudiarán primero en detalle la decisión de la IAAF.
Ante este contexto, la mayor esperanza que puede tener Rusia es conseguir que sus atletas puedan al menos participar en forma individual.
Esa posibilidad fue abierta por la IAAF, que señaló que permitirá la participación de atletas rusos bajo bandera neutral y siempre y cuando puedan probar que han estado al margen del sistema de doping imperante en los representantes de su país.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial



Comentá esta noticia