A qué mente brillante e ingeniosa del Consejo Federal de la AFA se le habrá ocurrido el nuevo y absurdo formato del próximo Federal A. Deberían dar a conocer el nombre de ese "Einstein" de la calle Viamontes, así los clubes comienzan a hacer fila desde ahora para darle una patada en el traste a este genio que, indudablemente, el fútbol del interior no le importa nada, le resbala.

Se burló y cacheteó a todos los clubes del interior. Si los hinchas ya le vienen dando la espalda al Federal
A, uno no se quiere imaginar qué pasará a partir del 14 de agosto. Jugar cuatro rondas con los mismos rivales, tener cuatro clásicos, y enfrentar idéntica cantidad de veces a Altos Hornos Zapla, Concepción FC y San Jorge, tanto para Gimnasia y Tiro como para Juventud Antoniana es de una incoherencia poco compresible de alguien con un coeficente intelectual poco apto para el fútbol.

El interior se está hundiendo como el Titanic. Está en el fondo del mar. Y con este formato lo único que hará es darle el tiro de gracia, el tiro del final a muchos clubes, sino no se entiende el seguir insistiendo en un fútbol decadente, obsoleto que, temporada tras temporada, se desangra . A Estos señores que manejan todo desde una cómoda silla y en un escritorio con la foto de Julio Grondona atrás les importa un bledo la economía de las instituciones que en la mayoría de los casos están en terapia intensiva y con respirador artificial.

Los clubes del interior, siempre discriminados y sin voz ni voto, deberían plantar bandera, deberían decir basta al atropello sistemático que sufren de este sistema verticalista.
Pero acá la culpa es de todos por igual, no se salva nadie, porque el interior es incapaz de unirse y alinearse para decir basta a esta estructura que de Federal no tiene nada.

En este convulsionado momento que vive el fútbol argentino, donde la AFA está en "quiebra" y se hunde en su propia miseria dirigencial, es el momento oportuno para que los clubes del interior hagan oír su voz de descontento, no dejar pasar la oportunidad de poder comenzar a cambiar la historia. ¿Serán capaz de unirse esta vez? ¿o seguirán administrando miseria y se conformarán con la "limosna" que baja desde la calle Viamonte? Los clubes del interior tiene la palabra y la chance de hacerse escuchar, después, cuando pase la tormenta, ya será demasiado tarde.

¿Qué te pareció esta noticia?



Comentá esta noticia