Apenas minutos después de las 15, los cuatriciclos comenzaron a llegar a la plaza más importante de la ciudad, que ya estaba colmada por miles de fanáticos que deliraron con cada demostración de los pilotos previo a la largada simbólica en la rampa ubicada frente a la Casa Rosada.
La competencia comenzará mañana, con el recorrido cronometrado entre Baradero y San Nicolás y luego el encale hasta llegar a Villa Carlos Paz, en Córdoba, pero en Buenos Aires comenzó a vivirse en pleno el fanatismo de miles de personas por las máquinas.
La competencia más importante del mundo del rally off road tendrá un promedio aproximado de nueve mil kilómetros de recorrido total en todas sus especialidades (motos, cuatriciclos, autos y camiones).
Poco le importó a los fanáticos el intenso calor de las primeras horas de la tarde o el sol que castigó de lleno sobre la plaza. Los pilotos agradecieron cada muestra de afecto, algunos con maniobras que generaron ovaciones.
Como sucedió en las siete ediciones sudamericanas del Dakar, el estadounidense Robby Gordon, a bordo de su Hummer, fue el más ovacionado por el público cuando le regaló a los fanáticos el tradicional salto en la rampa.

Embed

También fue muy requerido por los seguidores el qatarí Nasser Al-Attiyah, quien llegó a Plaza de Mayo con banderas argentinas colgadas en su Minni y recibió la ovación de todos.
El público ocupó los sectores asignados alrededor de la plaza y también sobre Avenida de Mayo y las diagonales Norte y Sur.
Los cuatriciclos y las motos fueron los primeros en completar el recorrido y tras pasar por la rampa regresaron al Village instalado en Tecnópolis, donde permanecían hasta emprender el viaje a Baradero, donde comenzará la primera etapa cronometrada.
Luego fue el turno de los camiones y los autos, los más esperados por los fanáticos. El calor y el sol le habían dado lugar a una muy luminosa noche porteña pero los miles de fanáticos permanecieron en sus lugares hasta que pasó la última de las máquinas.
Finalmente serán 406 los vehículos que participarán entre las cuatro categorías, debido a que 8 no lograron superar la verificación técnica. Los españoles Nani Roma y Marc Coma, en autos y motos, el chileno Ignacio Casale en cuatriciclos y el ruso Andrey Karginov en camiones, son los últimos ganadores del Dakar y quienes se quedaron con la gloria que tantos otros buscarán en esta edición 2015.
Luego de las primeras jornadas en Argentina, el itinerario marca que el Dakar cruzará la Cordillera de los Andes e irá hacia el norte de Chile, pasará más tarde por el salar de Uyuni en Bolivia, el mayor desierto de sal continuo del mundo, y por último volverá al país vía Calama-Salta para terminar en Buenos Aires.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial



Comentá esta noticia