La participación de los deportistas argentinos en los Juegos Panamericanos de Toronto 2015 tuvo puntos altos y bajos con respecto a la competencia que se realizó en Guadalajara hace cuatro años.
En cuanto a los número hay que destacar que hubo un retroceso. En Guadalajara 2011, 27 deportes aportaron medallas; 12 disciplinas sumaron oros. En Toronto 2015 fueron 23 los deportes que sumaron podios (15% menos); las doradas se repartieron entre ocho (33% menos).
Fuera de los número y en base a lo deportivo hay que resaltar el crecimiento de varias disciplinas.
La natación argentina reverdeció con la destacada actuación de Federico Grabich, ganador del oro en los 100 metros libres, más la plata de Santiago Grassi. El atletismo vio resurgir a Germán Chiaraviglio en salto con garrocha, pero necesitará seguir trabajando para contar con representantes en las pruebas de velocidad.
Argentino estableció supremacía en las pruebas acuáticas. Canotaje, remo y yachting acumularon cinco doradas y otras tantas de plata y bronce.
Positivo también es que se hayan roto varios años sin medallas en deportes como la esgrima, la equitación, el maratón y el vóley y el vóley de playa, estos últimos entre los más celebrados. Además se festejó como un oro la clasificación del seleccionado femenino de handball a Río 2016.
El rugby masculino, Las Leonas y el básquet de varones, que vive una etapa de recambio, quedaron en deuda y tendrán revancha en los Panamericanos que se disputarán en Lima en 2019.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial



Comentá esta noticia