Este superclásico fue especial por la goleada, por la forma en que marcó Riquelme y por el recordado gesto del 10, el Topo Giggio. Sucedió en el Clausura del 2001.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial



Comentá esta noticia