Lionel Messi, considerado uno de los "gigantes" de la historia del fútbol, saludó anoche a uno real, el ex basquetbolista rumano Gheorghe Muresan, considerado con sus 2,31 metros como el jugador más alto en la historia de la NBA junto al sudanés Manute Bol: fue un uno contra uno con diferencia de 62 centímetros, en una imagen que dio la vuelta al mundo.
"La Pulga" fue el jugador más buscado en el plantel de la Selección que presenció anoche el partido que por la NBA jugaron Washington Wizards e Indiana Pacers en el estadio Verizon Center, donde los visitantes ganaron por 103 a 101 con dos puntos del argentino Luis Scola, organizador de la estadía de los futbolistas del equipo de Gerardo Martino en el estadio de la ciudad capital de los Estados Unidos, donde la Argentina jugará dos amistosos, ante El Salvador y Ecuador, el 28/3 y 31/3 respectivamente.
"Hola, Gheorge", le dijo Messi con su 1,69 metros a Muresan, quien sonrió frente a la estatura del rosarino. El ex pivot rumano comenzó su carrera en la Universidad de Cluj de su país, luego jugó en Francia y tras aquellos primeros pasos hizo su desembarco en la NBA, donde representó con éxito a los Washington Bullets y a los New Jersey Nets.
Tras su retiro del básquetbol, Muresan fijó su residencia en New Jersey. Participó de distintas propuestas artísticas como su protagónico en la película "My Giant" y la participación en el video de la canción "My Name Is" de Eminem.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial



Comentá esta noticia