Casi todos los días, José Medina (33) se traslada al cuarto anillo de la importante ciudad boliviana de Santa Cruz de la Sierra para entrenar, en una cancha sintética de fútbol 7, a las jugadoras de Jenecherú Rugby.
Sin embargo, ese no es el mayor problema que debe afrontar el salteño radicado en el vecino país, ya que al no tener competencia local, las chicas de ese equipo participan en el torneo de la Liga Salteña de Hockey. Sí, a 955 kilómetros de distancia.
En diálogo con El Tribuno, el entrenador con pasado en el Jockey Club, Universidad Católica y el seleccionado salteño, contó que el gran esfuerzo se debe a no hay otros equipos. "Somos el único conjunto que tiene una primera división de mujeres en toda Bolivía", dijo.
Por ese motivo hicieron gestiones con las autoridades del hockey salteño y llegaron al acuerdo de viajar a Salta una vez al mes y disputar entre tres y cuatro partidos.
Además del gasto físico que genera transitar por las rutas cada 30 días, también hay una importante suma de dinero de gasto y que, según contó Medina, la Gobernación boliviana puso su granito de arena.
"Desde allá nos pagan los pasajes hasta la frontera y desde el lado argentino hasta Salta, los gastos corren por cuenta de las chicas".
Pese a que este fin de semana debutaron con tres derrotas ante Popeye A (3 a 0), Popeye B (3 a 2) y Jockey (1 a 0), el entrenador salteño cree que las caídas fueron producto de los nervios y el haber estado parados desde fines del torneo pasado, cuando lograron el ascenso de la Segunda B a la A.
"La vuelta al torneo fue un factor importante y recién estamos conociendo la categoría. La idea es seguir viniendo hasta fin de año", sostuvo.
Con respecto a la posibilidad de ser locales en su tierra, Medina dijo que si bien "se está trabajando para jugar allá. Todavía es imposible porque no contamos con canchas de césped sintético".
José contó, además, que el deporte de la bocha y el palo llegó no hace mucho y en parte se debe a las jugadoras argentinas.
"Hubo chicas que se fueron a vivir a Santa Cruz de la Sierra y se radicaron allá. Ellas comenzaron a jugar al hockey y se prendieron las demás. Ahora tenemos más de 40 jugadoras de allá en el equipo", dijo.
Ayer, después de jugar en una cancha anegada por el agua -producto de las lluvias-, las chicas del Jenecherú, junto a su entrenador, emprendieron la vuelta para Bolivia con la vista puesta en los próximos compromisos que tendrán en esta ciudad el mes que viene.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial



Comentá esta noticia