Las cartas estaban echadas sobre la mesa. El Gobierno nacional no está en condiciones de seguir invirtiendo dinero en el fútbol, aunque se trate de una pasión de multitudes. Con hospitales como el Garraham juntando tapitas para autogestionarse, con tarifazos de servicios públicos, más la presión y el descontento de una ciudadanía aturdida y escandalizada por la corrupción de la gestión anterior, no sería coherente seguir en esa dirección
El Estado entonces vio una salida rápida y perfecta cuando los clubes solicitaron rescindir el contrato de "Fútbol para todos", un programa que sigue bajo investigación por supuesto manejo fraudulento que se concretó con la expresidenta Cristina Fernández de Kirchener y el ya desaparecido presidente de la AFA Julio Humberto Grondona.
Finalmente, el gobierno de Mauricio Macri aceptó rescindir dicho contrato y finalizar la relación con la casa madre del fútbol nacional y sus derechos televisivos.
El mismo presidente celebró que su Gobierno se despegue de este negocio millonario para atender, a priori, otras necesidades básicas del país. Seguir despilfarrando recursos para tapar las pésimas gestiones de los dirigentes del fútbol, de prácticamente todos los clubes de Primera y B Nacional, solo incrementó la bronca popular.
Las estadísticas, según las autoridades y los propios dirigentes que solicitaron la ruptura del contrato con FPT, arrojaron que el fútbol se veía por cable en un altísimo porcentaje por sobre los canales abiertos.
Además, el secretario general de la Presidencia, Fernando de Andreis, aclaró en las agencias nacionales: "Es importante aclarar que gratis, lo que se entiende por gratis, no es. Se va a seguir viendo de la misma manera. Si no lo pagás vía cable, lo pagás vía impuestos al Estado". "Ese planteo lo mantenemos. Con la situación nueva de la carta, lo que queda claro es que no es decisión exclusiva del Gobierno. En el contrato, como está este tironeo en el que piden disparates y el Estado no se pone de acuerdo, nosotros no vamos a convalidar cualquier cifra. Y menos a estos dirigentes", agregó el funcionario refiriéndose a los 2.500 millones de pesos que el programa destinó para el fúbtol y que, para ser revalidado en la nueva temporada, ascendía a 3.200 millones por pedidos de los clubes.
Las encuestas también se inclinaron por el "No" rotundo a la subvención del fútbol. ¿Cuántos hospitales, viviendas y escuelas pueden construirse con ese monto?
A partir de ahora, la AFA podrá negociar con cualquier empresa los derechos de televisación y Turnes pica en punta.
"Si nos rescinden, nosotros lo que pedimos es que se vea en las mismas condiciones que se vio hasta ahora hasta 2019. No se tiene que cobrar ningún adicional por ver ningún partido", completó De Andreis intentando salvar lo que también se había prometido en campaña.

¿Qué te pareció esta noticia?



Comentá esta noticia