"De nada servirá cualquier circunstancia externa si no lo aprovechamos en cancha y no mejoramos nuestro juego". La tajante definición le corresponde al DT de Gimnasia y Tiro, José María Bianco, tras el empate con Unión Aconquija como local. Y tiene toda la razón, porque si bien el albo dejó de depender de sí mismo para clasificar al tetradecagonal final, deberá producirse una mejora sustancial para que el fixture lo favorezca.
Cuatro finales le quedan a Gimnasia y ni siquiera deberá moverse de Salta capital para disputar las tres últimas. Como dato no menor, deberá enfrentar a cuatro rivales no directos como Américo Tesorieri, San Jorge (eliminados), Juventud Antoniana (ya clasificado) y San Lorenzo de Alem (depende de un milagro para seguir con chances de meterse entre los mejores 14). Y si bien no podrá descontarles directamente puntos a sus principales oponentes en la lucha, debe consolarse con saber que jugará con dos de los equipos más débiles de la zona: mañana visitará al último, un Tesorieri en llamas (despidieron a 7 jugadores en medio de un convulsionado clima interno con la hinchada) en La Rioja (15.30) y luego recibirá al expreso tucumano. Paradójicamente, el clásico rival del albo será indirectamente el "juez" de sus chances de clasificación, ya que jugará contra todos sus rivales directos.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial



Comentá esta noticia