¿Qué gana el ascenso con el paro? Nada, pero absolutamente nada. Un paro no resuelve el problema de fondo que sufre hoy el fútbol argentino. La mayoría de los clubes están quebrados económicamente por la propia impericia de los dirigentes que gastan mucho más dinero de lo que ingresa todos los meses a sus arcas. Si usted gana 10 mil pesos y gasta 15 mil su deuda se irá incrementando hasta que un día deberá bajar la persiana de su negocio. La economía es compleja pero fácil de entender a la vez.
No hay que ser ingenuos tampoco porque el paro tiene mucho de "político", y desde que la política ingresó de lleno al fútbol todo se fue desvirtuando de una manera vertiginosa.
Todos los clubes levantaron la mano cuando Julio Grondona propuso un torneo de 30 equipos. Todos sabían que la "torta" a repartir iba a caer en forma considerable. La repartija en Primera División ya no iba a ser para 20 equipos sino para 30 clubes, igual en la B Nacional. De antemano se sabía que esta nueva estructura de campeonatos no iba a aguantar mucho y el descontento iba a desatar una crisis en cualquier momento.
Antes, el sillón de la AFA, era ocupado por un hombre de extrema habilidad, que tenía a todos en un puño. Les daba y les quitaba. Nadie osaba levantaba la voz. Nadie intentaba a contradecirlo. Grondona era un político hábil y sagas. Sabía siempre a dónde pegar para sacar mayor rédito de ese liderazgo inexpugnable.
Hoy los clubes le piden más y más dinero al Estado, y todos los argentinos terminamos subsidiamos a dirigentes ineptos, a parásitos que manejan los clubes como "señores feudales", que "salen" a la caza del "dinero" del pueblo para tapar los mamarrachos que ellos mismos originaron.
El fútbol argentino, por más que a muchos no les guste, debería ingresar en una etapa de depuración profunda. Refundarse. Y que participen aquellos que económicamente puedan hacerlo, que tengan sus cuentas en orden, sus números al día y con balances aprobados. Sino que desciendan y comiencen de cero hasta que orden sus cuentas.
Otro punto que se debería cambiar en el estatuto de los clubes es que los dirigentes que despilfarran el dinero que no es de ellos, se hagan cargo y paguen de su bolsillo sus desaciertos.
Hoy los mismos que fundieron la AFA y votaron en aquella vergonzosa elecciones cuyo resultado concluyó 38 a 38 piden que el Estado les resuelva con el dinero del pueblo la "fiesta" que ellos vivieron durante todo estos años de "bonanza".
Antes los subsidios, la televisión, y la plata que hoy baja el Estado no existían, sin embargo los clubes funcionaban. Ahora el despilfarro y la mala administración, hizo que el fútbol argentino sea un tobogán que no tiene final.
Los dirigentes del ascenso están tensando muchísimo la cuerda, no vaya a ser cosa que se corte, se rompa y todos terminen pegándose un porrazo... Y mientras tanto el fútbol de ascenso se desangra gracias a estos dirigentes que solo les preocupa el rédito político...

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial



Comentá esta noticia