La dirigencia de la Liga de Fútbol del Valle de Lerma decidió suspender los partidos por el torneo Anual, que se venía desarrollando en dos zonas: norte y sur.
La drástica medida obedece a los altos costos que demanda la organización de cada partido en diferentes localidades de la región.
"La situación económica de los clubes no da para más. Los padres colaboran en lo que pueden pero es muy difícil. Además de la colaboración que nos dan las intendencias, no alcanza. Necesitaríamos que el Gobierno nos dé una mano para ayudar a las futuras promesas del fútbol" manifestó el presidente Javier Muruaga, a la página Fútbol Salteño, en su nueva gestión al frente de la institución vallista y quien
asumió hace un mes atrás en reemplazo de Oscar Burgos Gallo.
En la última reunión que convocó a los 12 delegados de los clubes afiliados a la Liga estuvieron de acuerdo con la decisión que se adopto de parar el fútbol de primera y también el inicio de los campeonatos de divisiones inferiores y por tiempo indeterminado.
Días pasados la Liga mantuvo una reunión con legisladores departamentales para plantear la difícil situación que se atraviesa y para que a través de los mismos se envié una solicitud formal al Gobierno Provincial para la entrega de una ayuda financiera y del cual aun no hubo respuestas.
Cada partido del torneo vallisto demanda un déficit de unos $2.500 a $3.000 y que hasta el momento se torno insostenible.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial



Comentá esta noticia