Una rápida reacción. El miércoles, cuando el presidente de la Nación, Mauricio Macri, recibió a un grupo de los dirigentes más importantes de la AFA, el tesorero de la entidad, Matías Lammens anunció que el Estado argentino se iba a hacer cargo de los operativos de seguridad en el fútbol de todas las categorías. "Y también se hará cargo del derecho de admisión", precisó Lammens.
En ese contexto, ayer, y a solo 24 horas de esa cumbre, el Ministerio de Seguridad definió una serie de acciones cuyo "objetivo primordial e inmediato es acabar con las agresiones en el fútbol y la problemática de las barras bravas".
A través de una resolución ministerial, decretó la creación del Registro Nacional de Personas con Derecho de Admisión en Espectáculos Futbolísticos, dentro del ámbito de la coordinación de Seguridad en el Fútbol (COSEF).
Por otra parte, se anunció que el Consejo Federal de Seguridad en el Fútbol se reunirá hoy en Mendoza, en la previa del segundo Superclásico.
En el evento, al que asistirán representantes de todas las provincias, se delinearán las políticas de seguridad a seguir en el próximo año, "haciéndose hincapié en el endeudamiento de los clubes, su infraestructura, la utilización de tecnología, las campañas de prevención y la presentación de un proyecto para reformar la normativa vigente".
"Estas acciones se enmarcan dentro de la convicción política del Gobierno nacional de volver a hacer del fútbol un espectáculo deportivo, y para ello es indispensable acabar con las agresiones que, desde hace años, se observan en los estadios de nuestro país", se informó.

Primera prueba de fuego

Ayer, un exbarrabrava de River, involucrado en los hechos de violencia registrados hace nueve años en la zona de quinchos del club, recurrió a la Justicia para que no se le aplique el "derecho de admisión".
El pedido lo efectuó Christian Ariel Ghisletti ante el Juzgado Civil número 30, a cargo de Juan Pablo Rodríguez, quien se declaró "incompetente" por entender que el reclamo debe tramitar ante la Justicia en lo Civil y Comercial Federal.
En junio de 2007, el juez de instrucción Mauricio Zamudio procesó sin prisión preventiva a Ghisletti (por el delito de lesiones), junto a los principales referentes de la barrabrava de River por los violentos enfrentamientos del 11 de febrero de ese año en la zona de quinchos del estadio Monumental.
En esa oportunidad, el magistrado imputó a los hermanos Alan y William Schlenker y Adrián Rousseau por el delito de "incitación a cometer delitos en un espectáculo deportivo".

Los técnicos no tienen perdón

El comité ejecutivo de la AFA anunció ayer que aprobó una modificación en el Reglamento de Transgresiones y Penas, por el cual los miembros del cuerpo técnico que sean expulsados ya no podrán redimir la pena con multa económica.
En su reunión del último miércoles, el comité ejecutivo aprobó una modificación en el Capítulo XIX del Reglamento de Transgresiones y Penas, referido a las sanciones a miembros del cuerpo técnico.
A partir de ahora, cuando sean expulsados, las sanciones ya no podrán redimirse por multas, sino que serán de cumplimiento efectivo.
En conclusión, durante el tiempo en el que se encuentren suspendidos, los miembros del cuerpo técnico podrán presenciar los partidos en los cuales esté vigente su sanción únicamente desde las tribunas.

¿Qué te pareció esta noticia?



Comentá esta noticia