Oscar Altamirano hace seis meses jugaba el partido más triste de su vida. El 3 de mayo le quedó grabado a fuego porque ese día se iba al descenso con Central Norte, al Federal B, en manos de Juventud.
Hoy, después de aquellas lágrimas de dolor, el Gordo se reencontró con la felicidad en el ascenso que logró como integrante del plantel de Chacarita Juniors, a la B Nacional.
Aunque Altamirano no jugó muchos partidos como titular en la campaña del funebrero, es parte del equipo que ascendió a la segunda categoría del fútbol nacional.
Para él, lejos quedaron aquellos lamento del descenso con el cuervo. Altamirano, inclusive, casi marca el tanto del triunfo sobre el santo en una jugada polémica: mandó un cabezazo que Maino sacó sobre la línea.
El Gordo se había ganado el cariño de la gente de Central con más de 20 goles y había descargado su bronca por el descenso con lágrimas.
Central Norte altamirano1.jpg
Luego de aquel partido, el goleador había acusado que Juventud se había salvado "gracias al Gobierno".
Las vueltas del fútbol hicieron que Altamirano vuelva a sonreir y difícilmente tenga en sus planes volver a jugar en Salta.

Chacarita ascendió con un gol de Manso
En el momento más dramático del partido frente a VIlla Dálmine, Damián Manso marcó el tanto de la victoria de Chacarita, con el cual consumó el ascenso a la Primera B Nacional, categoría a la que volverá después de dos años y medio. El "funebrero" debía que ganar para conseguir el ascenso como primero de la zona A y lo logró ante más de 16 mil personas en su cancha. Chacarita disputó 20 partidos, ganó 12, empató 6 y sólo perdió 2.



¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial



Comentá esta noticia