Fue apenas arrancó el cuarto punto de la serie. Un saque largo de Marin Cilic impactó en la panza de una de las chicas que alcanzapelota. Un integrante del banco argentino se acercó para asistirla con una botella de agua pero Juan Martín Del Potro fue más allá: le preguntó si estaba bien y le pidió al umpire que espere hasta que se recupere.

El juez de silla autorizó repetir el primer servicio a Cilic, pero ante los silbidos del estadio, revirtió la decisión y Cilic cometió una doble falta.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial



Comentá esta noticia