De a poco, casi sin querer, los jóvenes salteños se insertan más y más en el mundo del handball. Un mundo muy diferente al de cualquier otro deporte que hayan conocido. Desde hace tres meses aproximadamente, el Colegio Nacional recibe todos los sábados en sus instalaciones a decenas de chicos provenientes de otras instituciones que van con todas las pilas para practicar handball.
Algunos saben las reglas, otros no; pero a ellos no les importa siempre y cuando puedan compartir una mañana diferente. Con movimiento. Lejos de alguna resaca o sueño en exceso producto del ocio.
Esa es la idea principal que pregonan estos encuentros intercolegiales coordinados por Christian Artigas. Un entusiasta del deporte perteneciente al club Atlas, pero que no reserva sus conocimientos para los suyos únicamente. Sino que trata de hacerlos llegar a la mayor cantidad de personas posible.
A la hora de hablar del objetivo de esta actividad, Artigas lo tiene más que claro. "Queremos aumentar la cantidad de gente que practique el deporte y, sobre todo, mostrarles a los chicos otra realidad distinta. Sacarlos de la realidad de barrio, que se den cuenta de que hay otras cosas mejores", dice.
Cerca de 120 chicos participan durante toda la mañana del encuentro, repartidos en 10 equipos de diferentes colegios como el Estrada, Arturo Illia, EET 8, Nacional, Magnus, Colegio del Huerto, Gorriti y la escuela Normal. "De los chicos que vienen aquí, algunos ya tienen experiencia en el deporte y otros no. Por lo que lo más experimentados colaboran enseñándoles a los que no saben. Se crea un ambiente muy bueno de compañerismo y que culmina con un buen tercer tiempo", explicó Artigas.
En cuanto a la metodología de convocatoria, Christian apuntó que se dio de forma natural por el boca a boca. "Primero se hacía únicamente con alumnos del Nacional, Luego una profesora que también trabaja en la técnica 8 pidió que se haga ahí y así se fueron armando estos talleres. Es sorprendente que vengan chicos que en su vida vieron handball y luego verlos por segunda vez. Eso significa que les gustó y les atrapó", dijo.
Unos de los objetivos a largo plazo es formar clubes colegiales, para luego conformar una liga colegial o juvenil. Con gente que se dedique a enseñarles exclusivamente a los jóvenes.
Sin embargo, para ello no solo hace falta formación en lo deportivo sino que también hace falta apoyo, ya que estos encuentros se hacen a pulmón.
"No creo que sea un tema de Salta únicamente sino que es una situación que se da a nivel país. Pero no pasa por el apoyo económico exclusivamente sino también por el logístico. Se puede hacer diferencia simplemente gestionando un albergue o el transporte de un equipo, y se hace mucho sin siquiera dar un peso", concluyó.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial



Comentá esta noticia