Cuando Lionel Messi ingresó al bar donde las estrellas del fútbol mundial se relajaban en un intervalo de la ceremonia en Zúrich, Cristiano Ronaldo le dijo al oído a su hijo: "Ese es Messi". El niño fue saludarlo, Leo lo recibió con una sonrisa y le acarició el pelo. "Ha visto videos en Internet de nosotros y me habla de ti", le dijo Cristiano Ronaldo a un sonriente Messi. Un gran gesto del portugués para su archienemigo en las canchas, que cuando recibió a su hijo tras el saludo le dijo: "¡Qué vergüenza!".

Embed

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial



Comentá esta noticia