Una vez más, el ISIS dejó su sello tan violento como marca de desprecio a la vida y al fútbol. En esta ocasión, el Estado Islámico decapitó a cuatro integrantes del conjunto Al Shabab, entre los que se encontraban el director técnico Ahmed al Shawakh y tres futbolistas: Osama Abu Kuwait, Nihad al Hussein, Ihssan al Shawakh. El trágico hecho ocurrió en la ciudad de Raqqa, Siria, que fue tomada por el ISIS hace dos años y donde imponen su ideología violenta, en la que además prohiben la práctica de deportes.
ISIS.jpg
 La imágenes pueden afectar la sensibilidad del lector.
La imágenes pueden afectar la sensibilidad del lector.
El justificativo para este terrible hecho es que, según los terroristas, el apoyo al fútbol es contrario a las leyes del Islam. Además, las víctimas que participaban del Al Shabab fueron acusadas de espiar para los kurdos, un grupo rebelde, y fueron decapitadas frente a una multitud en la que se encontraban niños.
Sin embargo, no es la primera muestra de oposición al fútbol por parte del ISIS. En 2015, asesinó a 13 adolescentes por observar el partido de la Copa de Asia de Naciones entre Irak y Jordania. Los menores fueron sorprendidos viendo el encuentro por televisión en la ciudad iraquí de Mosul, por lo que fueron secuestrados y luego ejecutados en público con armas automáticas.
ISIS200.jpg
 La imágenes pueden afectar la sensibilidad del lector.
La imágenes pueden afectar la sensibilidad del lector.

¿Qué te pareció esta noticia?



Comentá esta noticia