Río 2016 preparó la ceremonia de inauguración "más cool" de unos Juegos Olímpicos, con la que quiere enviar "un mensaje con corazón al mundo" e invitar a las personas a "buscar similitudes y terminar con los ataques al planeta".
El equipo que lleva años preparándola, encabezado por el director de cine Fernando Meirelles y Marco Balich, quien participó también en la apertura de Sochi 2014, aseguró desconocer el nombre del elegido para encender el pebetero al ser preguntado sobre la posibilidad de que sea el exfutbolista Pelé.
Ambos explicaron en conferencia de prensa algunos detalles del evento, junto a otros miembros del equipo como Daniela Thomas, Andrucha Waddington, Abel Gómez y Leonardo Gaetano, que tendrá tres pilares, "el jardín, la diversidad y la alegría", rasgos que reflejan la realidad de Brasil.
"Queremos trasladar un mensaje de tolerancia, hay mucha tensión en el mundo, invitar a buscar las similitudes entre nosotros y a parar los ataques al planeta. La raza humana y el planeta están bajo amenaza", dijo Meirelles, director de la película "Ciudad de Dios", quien quiso desvincular la política de la ceremonia.
La historia de Brasil, su imagen más moderna y también su cultura, especialmente a través de la poesía que recitarán la actriz local Fernanda Montenegro y la inglesa Judi Dench y de la música típica con intérpretes como Gilberto Gil, Caetano Veloso y Elza Soares, además de la inevitable samba, también estarán presentes. Otra de las figuras mundiales que estará en la ceremonia será la brasileña Gisele Bundchen.
Tampoco confirmaron, por motivos de seguridad, la cifra exacta de jefes de estado que se esperan en el recinto, pero sí hay otros números que se conocen como los 3.000 millones de personas que está previsto que sigan la transmisión de televisión en directo, los más de 5.000 voluntarios que colaborarán y los 300 bailarines y 200 músicos profesionales que intervendrán.
Los fuegos artificiales tampoco faltarán en las horas casi cuatro horas de duración de un acontecimiento que pretende emocionar para quedar en la memoria histórica y que cuenta con "el presupuesto más bajo de las últimas ceremonias de apertura de Juegos y un staff muy barato", según su propia definición.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial



Comentá esta noticia