Siempre se puede volver a empezar. O cambiar de deporte. Rodrigo es un ejemplo de ello porque jugó desde chico al tenis hasta que sufrió una lesión que lo hizo desistir y comenzó a hacer lo que más le gusta ahora: jugar al fútbol.
“Al principio jugaba al tenis hasta que me disloqué un hueso en la rodilla y ya no me dieron ganas de volver, así que comencé a jugar al fútbol en Libertad, donde estuve dos meses y luego me probé en Central Norte y comencé a jugar aquí, creo que es el club más grande de Salta”, dijo Rodrigo Harach, quien se convirtió desde principios de este año en el arquero titular de la séptima división de Central Norte. O mejor dicho el “Neuer” de las inferiores del cuervo, en referencia al arquero de Bayern Munich y de la Selección alemana. Al respecto, Harach aclaró: “Me dicen así solo porque soy alto y un poco rubio”.
Con un porte envidiable para cualquiera que aspire a ser arquero, se destacó en el clásico que Central le ganó a Juventud Antoniana.
“Es el primer clásico que ganamos; el primero lo perdimos con Juventud 1-0 y el segundo lo empatamos con Gimnasia 0-0. Tengo el corazón blanco y negro, así que esto es especial para mí”, contó Rodrigo.
El arquerito fue uno de los seleccionados por el club para ir a probarse y demostrar sus habilidades en Lanús, a través del convenio que firmaron entre los clubes. “Ya me vieron jugar, hay que ver qué pasa, si me llaman o no. Para mí sería un sueño, siempre pienso en eso. Pero hasta que no se me dé la posibilidad, voy a seguir acá, disfrutando con mis compañeros; soy muy agradecido de eso”, relató el joven jugador.
Piensa más allá, pero a la vez disfruta de su presente, del club y de sus compañeros. “La verdad que este plantel es maravilloso, estoy muy agradecido con mis compañeros y amigos de este club”, dijo el pequeño “Neuer”.
Ahora bien, los deseos de Rodrigo Harach, al igual que el de los demás chicos que se fueron a probar a Lanús, son tener la posibilidad de quedar y mudarse a Buenos Aires, a pesar de que sea difícil para su mamá, que ya tiene un hijo mayor trabajando en el exterior. “Mis papás siempre me apoyan, a mi mamá le dolería más porque mi hermano ya trabaja afuera del país. Pero ambos me apoyan y quieren que cumpla mi sueño. Yo, por ahora, solo espero salir campeón con mi plantel; hoy dimos un paso importante. Y, si se me da, quisiera irme a Buenos Aires a finales de esta temporada”, contó Rodrigo sobre sus sueños en el corto plazo.

El perfil

Nombre: Rodrigo Harach
Apodo: Neuer
Edad: 14 años
Puesto: Arquero
Escuela: Colegio Belgrano
Sueño: Jugar en un club de Buenos Aires.
Juega desde este año en Central Norte



¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial



Comentá esta noticia