Juventud Antoniana es la representación exacta de la media de los equipos del Federal A. Gimnasia y Tiro también, pero hablamos estrictamente del santo, de la sorpresa que causó al derrotar al "invencible" y líder Zapla el miércoles. Así como se comió "6" con un equipo débil como San Jorge, fue el único que hasta acá pudo vencer a quien resulta ser el mejor equipo de la zona, por el momento. Entonces, ¿cuál es el verdadero Juventud?
En el fútbol prácticamente todo es relativo. El Federal A está lleno de estos ejemplos. Equipos que ganan, suben, pierden y bajan sin ningún tipo de equilibrio abundan y desconciertan. Si es difícil encontrar regularidad en las categorías superiores, ni hablar lo que le queda para el resto.
El santo cae en esta bolsa porque jugar bonito en este torneo es realmente una quimera. Pero se exigen resultados y los resultados se consiguen con la menor cantidad de errores a la hora de defender, de trasladar y de atacar. El santo cumplió ante los jujeños una parte importante de esta premisa, la que define partido: si no hay goles, no hay triunfos. Y esto "tapó el bosque". Pero volvió a ser permeable en su última línea, con un bajo nivel individual y hasta colectivo ya que ni la marca en zona salió bien. Y en las pelotas paradas, no se puede apreciar el trabajo ultra secreto que Jota Jota López realiza los lunes, martes, miércoles, jueves, etc. Esta perfecto que lo guarde, pero tampoco se nota. Esta cara, la peor que mostró Juventud aún en su mejor producción, lo vuelve impredecible y uno más del montón. Lo convierte en un Juventud de dos caras.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial



Comentá esta noticia