En la cancha ganó Gimnasia y perdió Central Norte, una consecuencia lógica de cualquier contienda deportiva. Pero en las tribunas y en las adyacencias del Martearena el que perdió por goleada fue el accionar policial y, por ende, todo desencadenó en una nueva derrota del fútbol salteño. Justamente fueron la violencia y la insensatez los que otra vez ganaron por robo por episodios lamentables que no hacen otra cosa que matar el fútbol y alejar a las familias de las canchas, como si la apatía general por años de fracasos deportivos resultase poco.
El operativo de seguridad, a cargo del comisario principal Luis Ríos, arrancó torcido desde días antes del clásico, cuando la Policía no lograba ponerse de acuerdo sobre las distribuciones de las hinchadas. Finalmente, se decidió que los hinchas de Gimnasia se ubiquen en la preferencial y queden literalmente encerrados por las dos facciones de Central Norte, que se ubicaron en las cabeceras. Lo mismo les sucedió a los simpatizantes del albo que se ubicaron en la platea, separados solo por un vallado de una de las barras cuervas apostadas en la tribuna sur.
El ingreso de la gente al estadio también fue un polvorín. Se habilitó una sola puerta para el ingreso de hinchas azabaches y millonarios a plateas y la misma desinformación previa provocó que se crucen hinchas también en los accesos a popular. Producto de esto, se produjo un enfrentamiento entre hinchas de ambos equipos en las afueras 40 minutos antes del inicio del partido que dejó un saldo considerable de heridos y balas de goma. Pero esto no fue todo: tras el encuentro, cuando se retiró la hinchada de Gimnasia, barras de Central los estaban aguardando afuera y hubo una batalla campal, pedradas y corridas por Avenida Tavella, y un posterior enfrentamiento de la barra "La 12" con la Policía en el predio de Asembal, que dejó patrulleros dañados y 70 detenidos.

  • Lo que dejó el clásico

Reunión del Comité
Luego de lo que fue el mal ope­rativo del clásico de ida entre Central Norte y Gimnasia y Ti­ro, hoy habrá una nueva reu­nión entre funcionarios, diri­gentes de los clubes y la Policía de Salta. Los temas a tratar se­rán la revancha por Copa Ar­gentina entre cuervos y albos y el otro clásico, entre Gimnasia y Juventud, por la primera fecha del Federal A el próximo do­mingo. Este encuentro, en prin­cipio, se jugaría solo con público
local en el Gigante, según ade­lantó la dirigencia de Gimnasia.

Bellone terminó en el hospital
El defensor de Gimnasia, Agustín Bellone, quien ingresó en el complemento, tuvo que abandonar el partido por un fuerte golpe en la zona intercostal tras un choque desafortunado con su compañero Darío Sand, al salir a cortar un centro. El jugador albo fue trasladado en ambulancia a un nosocomio, donde le realizaron una tomografía para determinar la gravedad de la lesión. Allí quedó internado en observación, se perderá el clásico del domingo y el cuerpo técnico quedó muy preocupado.

El cuervo tendrá su desquite
Gimnasia ya sacó una buena diferencia que lo tranquiliza de cara a la revancha, que se disputará el miércoles 10 o el jueves 11 de febrero. Hasta perdiendo por un gol en los restantes 90 minutos, el albo se meterá en la segunda fase de la Copa Argentina y se habrá quitado de encima el “karma” con el cuervo en enfrentamientos coperos. La dirigencia del albo se niega a salir del Gigante del Norte, por lo que todo se encamina a que este encuentro se dispute sin hinchas visitantes.

Yacob en la mira de Central Norte
La dirigencia del cuervo quiere sumar a un jugador más antes del inicio del campeonato.
Se trata de Cristian Yacob, defensor que supo vestir la camiseta de Racing y estaría muy cerca de sumarse al plantel en los próximos días.
Por otro lado, Central Norte jugará un amistoso esta tarde en el estadio Dr. Luis Güemes frente a Atlético Cerrillos. A este partido lo disputarán los futbolistas que no tuvieron minutos en el clásico por Copa Argentina frente a Gimnasia y Tiro.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial



Comentá esta noticia