El basquetbolista brasileño Marcelo Huertas amenazó con que el encuentro del próximo sábado ante Argentina "será una guerra" y encendió la previa del clásico sudamericano, a pesar del pedido de las secretarias de deportes de ambos países de lograr un acercamiento para evitar conflictos entre las parcialidades.
"Sin dudas será una guerra porque somos rivales de toda la vida y ellos tienen un gran equipo", advirtió el base de Barcelona, de España, en la rueda de prensa posterior a la derrota de con Croacia (80-76).
"Nosotros no debemos entrar en ningún tipo de provocación por parte de ellos, que seguramente habrá como cada vez que nos enfrentamos. La clave pasará por tener la cabeza absolutamente fría y jugar al básquetbol", afirmó el brasileño.
De esta manera, el deportista despreció el pedido por los políticos de los dos países, que días atrás se juntaron "bregando por el espíritu olímpico".
Y finalizó: "Lo importante para nosotros es hacer un buen entrenamiento, sobre todo una buena preparación táctica, porque ya sabemos qué clase de partido va a ser".
Carlos Mac Allister, secretario de Deportes argentino, explicó acompañado del secretario de Deporte de Alto Rendimiento de Brasil, Luiz Lima, que siempre fueron "rivales pero nunca enemigos y eso lo debemos conservar".
"La competencia es buena, pero siempre y cuando no se convierta en enemistad y retroceso en la relación entre países hermanos", explicó el ex futbolista.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial



Comentá esta noticia