El piloto argentino Gabriel Rodrigo, hospitalizado el domingo pasado tras verse implicado en una caída masiva que provocó la interrupción de la carrera de Moto3 del Gran Premio de la República Checa en Brno, salió durante la jornada de ayer del hospital, después de pasar una noche en observación.
"Fue una mala caída. Perdí el control de mi moto. Lo siento por los otros pilotos implicados", afirmó el piloto de tan solo 18 años, en declaraciones a la prensa.
"Me sometí a varias pruebas, todo está OK. Como me quedé inconsciente durante dos minutos pasé la noche en observación en el hospital de Brno", explicó.
La carrera de Moto3 del Gran Premio de la República Checa, undécima cita del Mundial, quedó interrumpida tras dos accidentes en las primeras curvas, donde ocho pilotos se vieron afectados por esa situación.
Tras caer, Rodrigo fue atendido primero en la pista y luego trasladado al hospital.
El joven se vio implicado en el segundo accidente, junto al japonés Hiroki Ono, lesionado en una pierna, y los italianos Andrea Locatelli y Lorenzo Dalla Porta.
"Llegaré a Silverstone (próximo Gran Premio de motos, del 28 al 30 de agosto) todavía más fuerte que este fin de semana", aseguró el piloto argentino, que compite en la Moto3 desde 2014, pero que todavía no ha conseguido subir al podio en ninguna de las carreras.

Fue reducida

Reducida de 19 a 12 vueltas, la carrera de Moto3 del domingo en Brno fue ganada por el italiano Niccolo Antonelli con una Honda, después de una intensa competencia entre el portugués Miguel Oliveira, los italianos Niccoló Antonelli, Enea Bastianini y Romano Fenati, el sudafricano Darryn Binder, los españoles Jorge Navarro y Efren Vázquez, el británico y líder del Mundial Danny Kent y su compatriota John McPhee, el francés Alexis Masbou y el piloto local Jakub Kounfeil.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial



Comentá esta noticia