Argentina finalizó la jornada en desventaja de 2-0 ante Estados Unidos, luego de las lógicas derrotas de Paula Ormaechea ante Venus Williams por 6-3 y 6-2, y de María Irigoyen frente a Serena Williams por 7-5 y 6-0, en la serie de Copa Federación válida por el Grupo Mundial II que animan en el Pilará Tennis Club.
Ormaechea, ubicada en el puesto 121 en el ranking mundial de la WTA, luchó durante una hora y 19 minutos antes de caer ante Venus (11), mientras que la tandilense Irigoyen (197) jugó uno de los mejores partidos de su vida y claudicó ante Serena (1), la número uno del mundo, luego de una hora y 13 minutos.
La serie continuará mañana desde las 11 con el cruce entre Ormaechea y Serena Williams, con la necesidad de que la santafecina produzca el gran 'batacazo' y gane el partido, de lo contrario la eliminatoria quedará resuelta, más allá de lo que suceda a continuación en el compromiso entre Irigoyen y Venus.
Argentina, como se preveía, quedó al borde de la derrota ya que revertir la serie ante una súper potencia a nivel mundial suena utópico, ya que debería ganar los dos singles más el dobles del domingo, algo altamente improbable.
Para el dobles que debería cerrar la jornada, la capitana argentina María José Gaidano anunció a Nadia Podoroska (386) y Tatiana Búa (546), mientras que del otro lado estarán Coco Vandewhege (32) y Taylor Towsend (96), aunque difícilmente llegue a jugarse el quinto punto.
El Pilará Tennis Club se vistió de gala para la ocasión y observó en primer turno una buena actuación de Ormaechea, quien sacó a relucir su buena derecha y movimientos interesantes sobre polvo de ladrillo y complicó a Venus durante un rato, algo muy meritorio.
Es que el partido dependió totalmente de la norteamericana, quien tardó unos 40 minutos en adaptarse y luego demostró por qué sigue vigente a los 34 años, y también sacó a relucir buena parte del repertorio que la llevó a ganar 46 torneos en el circuito, siete de ellos de Grand Slam.
El partido comenzó con las dos tenistas inestables, inseguras y erráticas con sus saques, por eso se lo quebraron dos veces cada una hasta que Venus logró uno más que la santafecina, se adelantó 4-2 y con esa ventaja dominó el set hasta llevárselo por 6-3, sin haber mostrado mucho más que su rival.
La sunchalense, quien había mantenido su saque solo una vez, en el octavo punto (con marcador 3-5), jugó bien de derecha y de revés, pero siguió mal con su servicio y en el segundo set lo cedió tres veces seguidas y quedó 5-0 abajo, demasiada ventaja ante una rival del calibre de Venus.
La estadounidense vaciló cuando dejó pasar un match point y eso le costó estirar la definición, ya que la argentina ganó dos puntos seguidos y entonces el marcador fue más decoroso y lo cerró con un 6-2 final.
Con la ventaja para Estados Unidos, el segundo punto adquirió mayor trascendencia sobre todo porque a esta altura el estadio estaba repleto y desbordado, se estima que por unas 400 personas más que las 2.500 permitidas.
La líder del ranking mundial y campeona hace una semana en Australia, donde sumó su 19no. título de Grand Slam, salió a jugar contrariada, con dudas y por eso estuvo siempre abajo ante la entusiasta Irigoyen hasta el noveno juego, que la tandilense ganó y dejó el marcador 5-4.
Serena se mostraba incómoda y la tandilense, con una 'zurda' picante y buenos servicios, más mucha movilidad de piernas, se daba un gusto grande y jugaba quizá el mejor partido de su carrera a los 27 años.
La estadounidense quebró por primera vez a Irigoyen (6-5) y desde allí decidió no vacilar más, lo que le permitió ganar ocho juegos seguidos y así llegó al 7-5 y 6-0 que reflejó la distancia sideral que existe entre una y otra.
Lo de Irigoyen fue digno, pero se sabía que el termómetro del partido dependía de Serena y cuando la 'yanqui' comenzó a golpear de derecha, con una velocidad de pelota muy superior, se acabó el 'cuento de hadas' y el partido se resolvió sin mayores sobresaltos.
Estados Unidos, que descedió al Grupo Mundial II cuando perdió en abril del año pasado con Francia (sin las Williams), quedó a un paso de la victoria que le permitirá pelear por un ascenso ante un país que resulte perderdor en la primer ronda del Grupo de elite, este fin de semana.
Estados Unidos, el país más ganador de la Copa Federación con 17 títulos, es una potencia casi imposible para Argentina, que igual mostró dignidad y sobre todo un equipo competitivo, así le planteó problemas a una potencia mundial.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial



Comentá esta noticia