La limpieza en Gimnasia y Tiro no solo afectó al puñado de futbolistas que rindieron en un nivel bajísimo y no estuvieron acorde a las expectativas generadas al principio del semestre, sino que también "tocó" al cuerpo técnico y, en especial, a la preparación física, en un claro mensaje de la dirigencia y del DT Luis Enrique Rueda. Los directivos y el entrenador no estuvieron nada conformes con este ítem esencial, como lo es la cuestión física, a la que consideraron parte fundamental del fracaso estrepitoso y rotundo del equipo de la Vicente López que quedó eliminado de la Copa Argentina en manos de Altos Hornos Zapla en el Gigante del Norte y que arrojó deplorables estadísticas en el Federal A: último, cómodo, con 8 derrotas, 4 empates y tan solo dos victorias, 13 goles a favor y 19 en contra de su valla en 14 partidos jugados.
Argumentando que había un desgaste y que el equipo necesita "otro aire" en la preparación física, Rueda y la CD decidieron despedir a Víctor Cuéllar (en su lugar trabajará Javier Eiroa y otro PF que aún no fue confirmado), mientras que la renovación del cuerpo técnico no terminaría allí, ya que podría desvincularse también José Valdiviezo de su rol de entrenador de arqueros.
Y en cuanto a la anunciada "limpieza" del grupo de jugadores, no hubo sorpresas con los nombres elegidos, por su bajo rendimiento y situaciones lógicas: Juan Chanquía (casi no tuvo minutos en cancha), Pablo Saucedo, Emiliano Piecenti, Francisco Vazzoler e Ignacio Ameli -estos dos últimos ya habían sido suspendidos por indisciplina- fueron los "borrados" y no serán tenidos en cuenta el 15 de enero cuando se inicie la pretemporada.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial



Comentá esta noticia