"Equipo que gana no se toca", latiguillo aplicado al fútbol y muchas veces profesado como máxima por los entrenadores. Más aún, cuando se redobla la apuesta: "equipo que golea, que luego gana con autoridad un clásico convirtiendo 8 goles en dos partidos y se convierte en líder absoluto de la zona no se toca".
Es que pocas excusas y argumentos tiene el Chaucha para cambiar y mover piezas en un equipo que alcanzó su mejor momento en lo que va de campeonato, con confianza, envión y fortuna de su lado, tras vencer en el clásico del viernes a Juventud Antoniana, más el "plus" de la consciencia y autocrítica de sus protagonistas, quienes consideraron que tras los tres goles en contra sufridos en el choque con el santo aún queda mucho por mejorar en el ítem de la concentración y en la búsqueda de ese equilibrio que se pregona. Para visitar a su único escolta, Altos Hornos Zapla, el miércoles, desde las 22, en Palpalá, en uno de los encuentros por la duodécima fecha de la Zona 5 del torneo Federal A, el flamante puntero absoluto repetirá por primera vez un mismo equipo por tercera vez consecutiva, ya que el estratega rosarino no moverá a ninguno de los once que vienen de golear a Concepción Fútbol Club y de despacharse con el histórico 5-3 ante su clásico rival. Cuando las cosas funcionan, es mejor mantener las fórmulas para continuar con la inercia ganadora y así lo entendió su técnico, pese a que jugadores como Federico Rodríguez, Daniel Ramasco y Luis Silba (este último "mojó" en el clásico para decorar la goleada), quienes inicialmente estaba en la consideración como titulares, están en condiciones de jugar en plenitud.
Cabe destacar que el encuentro ante el merengue se disputará sin la presencia de hinchas albos en las tribunas, por disposición de la policía jujeña.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial



Comentá esta noticia