Como si fuera una peregrinación hacia La Meca o algún lugar sagrado para ver la llegada de un líder espiritual, así vivió sus horas el hincha de Boca para presenciar el regreso de Carlos Tevez, quien con su sola presencia no solo hizo latir sino también rebalsar a La Bombonera.
Embed

Desde muy temprano, cuando se sabía que Tevez sería presentado en el mítico estadio, el público xeneize se congregó en los alrededores luciendo sus camisetas y cantando a favor del ídolo y en contra de River. La excusa del alimento no perecedero, como entrada para ver a Tevez, se multiplicó por miles y más de 60 mil personas estuvieron ahí para decirle gracias al "hijo pródigo", quien luego de 11 años y muchos títulos ganados en el mundo volvió "a mi casa", como él mismo lo definió. Jóvenes, personas mayores, familias, mujeres con chicos en brazos obligaron a las autoridades boquenses a tener que abrir más puertas que las que originalmente iban a franquear. Es que la expectativa por ver el regreso de "el jugador del pueblo", como lo presentó el presidente de Boca, Daniel Angelici, en la conferencia de prensa, hizo rebalsar la capacidad del estadio.
Embed

Casi como nunca, porque si bien hubo partidos despedidas que hicieron abarrotar la Bombonera, la jornada del 13 de julio de 2015 será recordada en el mundo Boca como la de mayor concurrencia de público para... un regreso. Pero incluso cuando todos los accesos de la cancha estaban abiertos y colapsados, en un desorden organizado, la gente siguió llegando, pero ya casi no podían llegar a los pasillos, ni a las bocas de ingreso al estadio, para ver a Carlitos. Si hasta el propio presidente de Boca, Daniel Angelici, tuvo que esperar durante varios minutos para poder acceder al palco presidencial debido a la gran cantidad de personas que estaban por los pasillos del estadio.

  • Su momento en La Bombonera
Con el número 10 en la espalda y todo el atuendo de jugador, Tevez pisó el césped de La Bombonera y causó una explosión de júbilo de la multitud. Como si estuviera en la tierra prometida, el Apache se arrodilló y besó el césped de La Bombonera para hacer delirar a los hinchas. Tevez arrojó pelotas a las tribunas, agradeció la presencia de todos y hasta reconoció que no esperaba esa cantidad de gente.
Embed

El delantero, que fue campeón en Inglaterra, Italia y Brasil, agradeció a todos los presentes, entre ellos a Diego Maradona, a quien con un amor coloquial le dijo: "Sos el más grande, gracias papi", y recibió la bandera que el 10 y su familia le prepararon de bienvenida. Luego caminó por el césped, se paró frente a La 12, se tocó varias veces el corazón, ahí donde el escudo boquense reluce en su pecho, y nunca perdió la sonrisa.


¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial



Comentá esta noticia