Una situación muy incómoda les tocó atravesar a los dirigentes, cuerpo técnico y jugadores de Independiente de Hipólito Yrigoyen que no pudieron jugar el partido con Río Grande de La Mendieta, el domingo pasado por el torneo Federal B. El árbitro Ariel Tello, de la Liga Jujeña, se vio obligado a suspender este cotejo entre el rojo de Yrigoyen, dirigido por Horacio Zingariello y el representante de La Mendieta porque la Policía le informó que las condiciones no estaban dadas de ofrecer seguridad, ya que el club local no abonó los aranceles correspondientes.
"El presidente de Río Grande ofreció la presencia de una seguridad privada pero no la aceptaron. Se trató de convencer además al comisario de que haya policías para que se juegue el partido pero no hubo caso. Incluso, alrededor del estadio había policías pero adentro no se vio a ninguno", manifestó el presidente del rojo de Yrigoyen, Juan Diego del Castaño.
El directivo del club de la Liga del Bermejo luego explicó: "Nosotros estuvimos reclamando que nos reconozcan los gastos de traslado y comida que oscilan entre unos 26.000 pesos".
El informe detallado del partido suspendido quedó en manos del Consejo Federal y ahora este organismo deberá expedirse, aunque los tres puntos los sumaría Independiente de Yrigoyen.

¿Qué te pareció esta noticia?

Temas

Aparecen

Sección Editorial



Comentá esta noticia