Los filosos análisis y las minuciosas críticas se reducen a cenizas ante este presente inmejorable de Juventud Antoniana, con números casi perfectos: 34 de 39 puntos en juego, que lo llevan a ser el mejor de la tabla general, el de la mejor diferencia de gol y al que menos goles le convirtieron, datos estadísticos que reflejan su realidad. Sin embargo, la seguidilla y el desgaste mermaron sustancialmente el rendimiento del equipo, circunstancia que hoy lo lleva a sufrir en la conclusión de los partidos como antes no lo hacía, efecto lógico en un torneo largo en el cual es muy complicado mantener las intensidades. Además, los rivales le juegan a muerte, a dientes apretados, llenándolo de volantes y hasta se le animan. Eso fue lo que le sucedió una vez más -como ante Zapla- al santo en el Martearena, en la victoria de ayer por 3 a 2 frente al austero San Lorenzo de Alem, triunfo que lo aleja aún más del resto de los equipos, sacándole nueve puntos de distancia al segundo y dejándolo a tres de la clasificación anticipada.
Juventud pasó por todos los estados en su ajustada victoria ante el santo de la Alem: sufrió en defensa, lo madrugaron, le cortaron los circuitos, lo desdibujaron. Luego, el santo recuperó la memoria y volvió a ser el demoledor de siempre, hasta que volvieron a preocuparlo y mantuvo a su gente en vilo hasta el fin del vibrante juego.
Al antoniano le costó encontrarse en el partido y enganchar la sintonía armoniosa de fútbol que lo caracterizó casi siempre. Porque la visita entró enchufada, le acorraló todas las salidas con un esquema conservador, pero fino; y hasta lo complicó en los primeros minutos. A los 16', a través de Montiglio, el santo tuvo la primera chance clara: el tucumano quedó solo ante el arquero, pero el "uno" Lencina le ahogó el grito. Cinco minutos más tarde, Gabriel Pajón enmudeció el Martearena: definió cruzado ante la salida de Maino y la mandó a guardar, ante una defensa impávida que notó la ausencia de Cárdenas.
Pero la reacción del local fue inmediata y a los 28' pudo concretar en la práctica la teoría de la semana: buena acción colectiva, cambio de frente de Ibáñez para Ricky Gómez -el mejor del santo junto al Arenero López- y éste definió cruzado con soberbia a la red: 1 a 1.
Pero a los gladiadores de la Lerma le tocaron el orgullo en el complemento y tuvieron una ráfaga de más de treinta minutos de buen fútbol en la que hicieron circular el balón a gusto, beneficiada por el ingreso de Navarro, que oxigenó al equipo y potenció a López. Precisamente, de una "joyita" del Arenero (gambeteó a cuatro defensores) nació el gol de Balvorín, que solo la empujó (23'). Y diez minutos más tarde llegó otra "joya", el genial tiro libre envenenado de Ricky Gómez que infló la red de Lencina.
Sin embargo, el santo, que ya aprendió a sufrir, se sofocó en el final con el gol del otro Pajón (Nélson), mala salida de Maino mediante, para ponerle suspenso a la ajustada, pero merecida victoria del santo.

  • Mirá el 1 a 1 de Juventud, obra de Ricky Gómez (vine Arenga Deportiva)
Embed

  • Mirá el 2 a 1 de Juventud, Gustavo Balvorín (vine Arenga Deportiva)
Embed

  • Mirá el 3 a 1 de Juventud, Ricardo Gómez, de tiro libre
Embed


  • La síntesis

Juventud (3): Maino; Bellone, Stang, Galíndez, Gorostegui; Montiglio, López, Ceballos, Gómez; Ibáñez y Balvorín. DT: A.Pascutti

San Lorenzo (1): Pablo Lencina; Leonel Carrión, Federico Falco, Gastón Bouvier y Jonathan Rivera; Leo Rojas; Gonzalo Gómez y Gabriel Pajón; Daniel Carrasco; Carlos Aldonate y Federico Álamo Martínez. DT: Hugo "Tumba" Corbalán.

Goles: PT: 21’ Gabriel Pajón (SL), 28’ Ricky Gómez (JA). ST: 23’ Gustavo Balvorín (JA), 33’ Gómez (JA), 42’ Nélson Pajón (SL).
Cambios: ST: 17’ Marcos Navarro (7) por Ibáñez (JA), 20’ Nélson Pajón por Álamo (SL), 35’ Oscar Domínguez por Gómez (JA), 40’ Pérez Tarifa por Balvorín (JA), 43’ Omar Bracamonte por Rivera (SL).

Estadio: Padre Martearena
Árbitro: Guillermo González

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial



Comentá esta noticia