La idea puede sonar utópica, y no es la primera vez que se realiza, pero si llega a concretarse serán buenas noticias para nuestro fútbol.
Pepe Muratore, presidente Juventud, anunció que llamó a una reunión para la próxima semana a los referentes de las dos barras antagónicas del club, con el propósito de llegar a un pacto de no agresión para que dejen de haber episodios de violencia que perjudican al club y al fútbol en general.
"La idea es que dejemos de pelear entre nosotros y tiremos todos para un mismo lado. De esa forma podremos construir un futuro mejor para el club. De lo contrario, estamos condenados a ser un club de barrio", manifestó el titular del santo.
Sin dudas, los diferentes episodios que han protagonizado los hinchas de Juventud en este último tiempo han perjudicado al club económica y deportivamente, a tal punto de que ya no pueden jugar más en su cancha. Es por eso que desde la dirigencia buscan darle fin, o al menos apaciguar, a este clima violento.
"Debido a este enfrentamiento tuvimos que postergar el festival de nuestro aniversario, pero igual se suscitaron destrozos en un banderazo que fue ajeno al club. Nosotros hicimos una misa y nada más", explicó Muratore.
Sin ir más lejos, en el amistoso de anoche contra Gimnasia de Jujuy se lograron ingresar bombas de estruendo, de las cuales una de ellas fue a parar a la tribuna del lobo jujeño. Con respecto a esto, el presidente antoniano expresó: "Si no hubiese ocurrido eso todo habría salido perfecto. Juntar 5.000 personas para un amistoso es algo increíble, además se vivió un clima como el que hace mucho no se sentía en el estadio. Queremos que eso vuelva, que la gente vuelva. Pero para ello primero tenemos que unirnos".

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial



Comentá esta noticia