La segunda parte de esta movida se armó en uno de los jardines de la planta editorial. Allí terminaron de darle forma a sus mensajes y posaron para las cámaras. Una simpática sesión con una platea conformada por los padres, entrenadores y dirigentes.
Los chicos coincidieron en que les gusta tener a sus padres observándolos mientras juegan. Pero aclararon que a ninguno le gusta que griten.
Ellos también son poseedores de sueños y de ídolos.
Nico, jugador de Gimnasia, además de bregar por la "no violencia" deseó "salir campeón y divertirse". Agustín Roldán, un crack frente a los micrófonos, mostró su entusiasmo por "conocer nuevas canchas". A la hora de hablar delante de la cámara fue el más desenvuelto. "No hay inferiores en otros clubes como Karol Wojtyla, por eso llegaron nuevos compañeros de otros y nos hacemos amigos", contó Agus.
A la hora de hablar de sus sueños, Diego Romero, que lucía una impecable camiseta del santo, dijo: "Quiero llegar a la primera de Juventud".
Mientras los chicos entraban en confianza, el pibe Roldán vuelve a sobresalir y dice: "En este momento está jugando la primera de Cachorros". Efectivamente, por el Anual, enfrentaba a Gimnasia. Leo Vilte, por su parte, no dudó en expresar que quiere "llegar a la primera, para jugar en el Federal B".
Al momento de hablar de los ídolos, Nacho Giménez resaltó a Cristiano Ronaldo, lo mismo que Nico Peralta. Por su parte, Cristian sorprendió al nombrar al Pipi Romagnoli como su referente y Santiago también, con el nombre de Diego Milito.
Diego, el "santito", dijo que quiere ser como Arturo Vidal y el pibe de Unión, Ezequiel Gutiérrez (jugador de cuarta división que se animó a mezclarse entre los más pequeños), se reflejó en David Luis. En esta rápida recorrida de sueños, Gustavo destacó a Daniel Osvaldo.
La convocatoria finalizó con un cerrado aplauso de los mayores presentes. La movida ya se lanzó. Ojalá sirva para que los padres sepan acompañar sin desmanes.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial



Comentá esta noticia