Rodolfo Arruabarrena es tranquilo, pero se lo notaba enojado, caliente, muy caliente, tras la goleada sufrida ante Racing Club, pese a que sólo se trata de un partido de verano. Castigó las expulsiones de Erbes y Marín, dijo que hay mucho para hablar y errores para corregir de cara a lo que viene.
"Fueron expulsiones infantiles. Me gustaron los primeros 15 minutos, hay bastante para hablar", dijo el DT xeneize, tras el partido. "Espero que Centurión no tenga nada, después Marín fue a pedir disculpas", contó el Vasco.
"La prioridad es Vélez, tenemos que seguir trabajando, corregir errores y hablar bastante. Es momento ahora de pensar, analizar y mañana -por hoy- tendremos una charla. Es obvio que estas cosas no nos pueden suceder", consideró Arruabarrena.
Pavón estaba jugando muy bien y en otra situación no lo sacaría", se justificó el Vasco sobre el cuestionado cambio en el que decidió sacar al juvenil, de buen rendimiento, para poner al chileno Fuenzalida.
Por último, hizo referencia al tema refuerzos, aunque sin muchas explicaciones: "El club está haciendo las negociaciones necesarias para conseguir los refuerzos que pedimos".

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial



Comentá esta noticia