Luego de la eliminación de Central Norte, el veedor Mario Pepe justificó la continuidad del partido y también se refirió a la agresión que sufrió el presidente Héctor De Francesco, por parte de un policía.

"He visto una agresión al presidente de Central Norte, yo mismo me le tiré encima para que no siga sucediendo. Pero todo eso va estar relatado en el informe que va al Consejo Federal", dijo Pepe.

"Supuestamente hubo una agresión de un par de hinchas que ingresaron al estadio. Yo no pude observar a los hinchas porque el desbande era general entre los jugadores. Hay que ver el informe del árbitro. El estadio está habilitado. Ingresaron dos hinchas. Por dos hinchas no podemos decir que el estadio no estaba en condiciones. Había 120 efectivos y se podía jugar el partido", justificó luego.

Por otro lado, y pese a la eliminación, De Francesco rescató: "Esta fue una campaña buena, nadie creía en nosotros. Llegamos hasta acá y perdimos de manera anormal pero bueno, es difícil si el fútbol tiene estas cosas es difícil continuar".

El dirigente se mostró desganado con continuar, pero puede haber sido una situación propia del momento y del malestar que se vivía. A su vez agregó: "Si esto pasaba en Salta seguramente muchos periodistas nos iban a matar a nosotros y a todo el mundo. Cuando salimos de visitante nos pega hasta la Policía".

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial



Comentá esta noticia